En 1930 la primera firma de arquitectos H.M Rodríguez, empezó la construcción del Castillo inspirado en los Castillos del Valle de Loira en Francia.

Porque, Don José Tobón Uribe, nada más y nada menos que el médico fundador de la Farmacia Pasteur, quería que su casa de campo fuese así. Hasta mandó a traer los planos de allá. Don José era un hombre bastante excéntrico.

Como les parece, que la disfrutó muy poco, ya que fallece en 1942 y su esposa decide vendersela a Don Diego Echavarría Misas.

Don Diego Echavarría Misas, era un empresario muy importante de la región, viajó por muchas partes del mundo y en uno de sus viajes por Europa conoció  y se enamoró de Benedikta Zur Nieder, Dita de cariño y Alemana de nacimiento.

En medio de la segunda guerra mundial, deciden venirse a vivir a Itagüí a una casa muy bonita, la cual llamaron aires de Dita, lo que hoy se conoce como Ditaires.

De su amor nace Isolda, era una familia bastante amorosa y  siempre estaban apoyando a los más necesitados, tenían varias fundaciones y Dita empezó a apoyar la educación de la ciudad.

A pesar de que eran una familia ejemplar, estuvo llena de acontecimientos desafortunados.

A los 19 años, Isolda se fue a Estados Unidos a estudiar Humanidades y Democracia, en medio de ese viaje, hizo un paseo a Puerto Rico y al regresar se empezó a enfermar ocasionándole la  muerte el 1 de abril de 1967 por el síndrome de Guillain Barre.

Unos años más tarde en 1971 Don Diego se convirtió en el primer secuestrado de Colombia y Benedikta, en la primera esposa y viuda de un secuestrado.

Dita quedó demasiado triste, por eso decidió irse para Alemania a cuidar de su hermana que se encontraba muy enferma, pero antes de irse donó el Castillo con todo su mobiliario y piezas de arte para que lo convirtieran en un museo.

Ella muere en 1998, sin dolencias, sin ninguna enfermedad, dormida en su cama.

 

Para que seguir informado, ingresa aquí