Nuestros páramos son ecosistemas de inmenso valor ambiental para la región y el país, sin embargo, estas zonas están siendo objeto de una fuerte presión, debido a los efectos del cambio climático global, a la expansión de la frontera agrícola y a la expansión de las exploraciones mineras.

Estos sistemas ambientales integrales cumplen una función fundamental en la regulación del agua potable para el consumo humano, el páramo de Belmira, por ejemplo, provee de agua potable a más de 7 mil habitantes de zonas urbanas y rurales de 11 municipios de del altiplano norte y la zona occidental; y a más de un millón de habitantes del Valle de Aburrá, es por ello que son conocidos como fábricas de agua.

De acuerdo a lo anterior, la Gobernación de Antioquia, a través de la Secretaría del Medio Ambiente institucionalizó la Ordenanza N° 53 del 28 de diciembre de 2018, por medio de la cual se determinan acciones y medidas para la protección integral de los páramos de Paramillo, Belmira – Santa Inés, Frontino- Urrao, Citará, Sonsón y las Baldías para un total de 54.018.84 hectáreas.

A través de esta Ordenanza la Asamblea Departamental dispone que desde la Secretaría del Medio Ambiente se deberán adelantar acciones de manejo sostenible de los páramos, para garantizar la prestación de servicios ecosistémicos y preservar la biodiversidad, identificar y adquirir conjuntamente con las autoridades ambientales y los municipios los predios de particulares que se encuentren dentro de las áreas delimitadas como zonas de páramo, y que sean cuencas abastecedoras de acueductos.

También, implementar el esquema de pagos por servicios ambientales asociados al recurso hídrico con la creación del programa Familias Guarda Páramos, entre otros.

Es así como a través de esta y otras acciones desde la Secretaría del Medio Ambiente se continúa trabajando por la defensa del agua, eje estratégico de la política ambiental de la administración Antioquia Piensa en Grande.

¿QUÉ TE PARECIÓ PÚES?

Que nos queres comentar!
Por favor ingrese su nombre