Diversas figuras aparecieron en el cielo de Shanghai realizadas por 2 mil drones, que cerca de la medianoche se convirtieron en un números para dar la cuenta regresiva y recibir el 2020.

Cada año, cuando se acercan las Navidades, se advierte de las consecuencias que los fuegos artificiales pueden tener en el medio ambiente y en algunos animales. En Shanghái (China) han encontrado una alternativa a la pirotecnia acorde con los nuevos tiempos: un espectáculo de luces llevado a cabo únicamente con drones para dar la bienvenida al 2020.

La celebración, que se llevó a cabo sobre el río Huangpu, comenzó minutos antes de la llegada del nuevo año con un total de 2.000 drones que despegaban para volar en formación. Al acercarse la medianoche, comenzaron a dibujar distintos patrones, como un planeta tierra, un dragón e incluso una persona corriendo, en movimiento, simbolizando los logros de la metrópolis tras 40 años de la reforma económica china.

El espectáculo de luces terminó segundos después del comienzo de año, cuando los drones escribieron en el cielo los caracteres chinos ‘Zhui Meng’, que significa ‘persiguiendo sueños’.